Lic. Diana Figueroa

“Es que ella está deprimida”, “ya se le va a pasar, es que está deprimido/a” “sólo quiere llamar la atención”,“se ahoga en un vaso con agua”, “que aburrido, sólo encerrado quiere estar”. ¿Depresión? ¿Qué es esto? Una palabra que escuchamos muy a menudo en nuestro entorno, sin embargo, no sabemos qué significa ni la importancia de la misma.
Según la Clasificación Internacional de Enfermedades, Décima Edición (CIE-10), la depresión es un trastorno mental en el cual una persona puede sufrir de tristeza, reducción de la energía y disminución de la actividad. Además se reduce la capacidad para disfrutar de las cosas, al igual que la concentración; existe un cansancio frecuente, incluso con la mínima actividad; el sueño suele estar alterado y el apetito disminuido, y la autoestima y confianza en uno mismo es baja e incluso llegamos sentirnos “culpables” o “inútiles”.
¿Te sientes o te has sentido alguna vez de esta manera? ¿Conoces a un amigo o familiar que manifieste estos síntomas descritos? ¡Corre! Informa a otros al respecto. No todas son malas noticias. Si tienes al menos tres de estas señales de depresión o conoces a alguien que los presenta, busca ayuda profesional. La depresión puede ser tratada, pero no esperemos a que sea muy tarde.
La depresión puede dificultar el desempeño en nuestro trabajo, en la escuela, con nuestros amigos o familia afectando la manera en la que afrontamos la vida. La depresión, en su forma más grave, puede incluso llegar al suicidio. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el suicidio es la segunda causa de muerte en personas entre los 15 a 29 años de edad, donde más de 800,000 personas se suicidan cada año, es decir, una muerte cada 40 segundos, representando una mayor mortalidad que aquella ocasionada por guerras y homicidios.
Parte importante de la prevención del suicidio consiste en informarnos. Muchas veces, se tienen creencias erróneas, que se deben evitar acerca del tema.

Algunos de estos mitos según Alejandro Rocamora en su libro de “Intervención en Crisis en las Conductas Suicidas”, son:

 

Mito Realidad

#1: El que se quiere matar, no lo dice y si lo dice, no lo hace.

 

De cada 10 personas que se suicidan, 9 de ellas dijeron sus propositos.
#2: Los que intentan suicidarse sólo quieren llamar la atención. Son personas que no tienen suficientes mecanismos de adaptación y no encuentran alternativa más que el suicidio.
#3: Al hablar sobre el suicidio con una persona que tenga este riesgo, se le puede incitar a que lo haga. Al hablar del tema con una persona en esté riesgo, se reduce el peligro y puede ser la única posibilidad para que él o ella analice sus propósitos autodestructivos.

Sugerencias si crees tener síntomas depresivos:

  • Duerme un máximo de 8 horas
  • No te automediques
  • Haz ejercicio, incluso 40 minutos diarios te pueden ayudar.

Recuerda que ir con un psicólogo o un psiquiatra no es estar loco, es cuidar de tu salud.

Categorías : Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *